Sesión 19/02/2018

Discutir sobre el concepto de participación ciudadana a partir de la experiencia de la sociedad civil organizada.

 

El 19 de febrero de enero de 2018, la Comunidad de práctica en participación ciudadana llevó a cabo su segunda sesión de trabajo del año que tuvo como objetivo dar continuidad a la discusión sobre el concepto de participación ciudadana desde el quehacer del Instituto para la Defensa del Interés Público (IDIP) A.C. y Enlace legislación, ambiente y sociedad S.C.

Ernesto Gómez del IDIP compartió su experiencia en un proyecto sobre participación ciudadana y combate a la corrupción en 2013, refirió que la participación es un derecho y que, de acuerdo con el artículo 25 del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, todos los ciudadanos gozarán de derechos y oportunidades, en este contexto el derecho a la participación apoya y fomenta otros derechos humanos y es un deber del estado y, por lo tanto, es el encargado de su vigencia, garantía y protección del mismo.

También, citó a Rabotnikof y sus criterios para evaluar “lo público”:

    1. Utilidad: de interés o utilidad común a todos.
    2. Visibilidad: lo público es y debe ser visible: debe estar a la vista de todos.
    3. Participación: lo público es participable.

Además, indicó que la idea de lo público se determina convencionalmente por la comunidad política; pero que cuando se encuentra determinado normativamente se considera entonces de interés público de manera indisputable.

Finalmente, señaló el trabajo de Alicia Ziccardi y distinciones de la participación social, participación comunitaria  y participación política.

Por otra parte, Citlali Tovar de Enlace legislación, ambiente y sociedad S.C. colocó sobre la mesa  si cuando participamos, ¿lo que importa es la incidencia? y si la filantropía se podría considerar como un tipo de participación ciudadana. Así también, mencionó como objetos de la participación: 1. Incidencia en la política pública, 2. Vigilancia, 3. Rendición de cuentas y 4. Consulta (que es unilateral y parcial); en este sentido, contrastó el concepto de participación ciudadana con el de la gobernanza, en donde Citlali consideró que la primera es lineal y la segunda es un engranaje.

Derivado de la discusión se detonaron algunas reflexiones:

  • El grupo consideró que era más importante el proceso para construir un acuerdo que el acuerdo mismo; y que la intención de incidir era más valiosa que la incidencia misma, pues estaba el caso de los presupuestos participativos en los que miles de personas participan, pero no necesariamente tienen incidencia.
  • Si la participación es un derecho, entonces se le puede exigir al gobierno su garantía y a su vez es “un derecho elitista” dado que se ejerce a través de las capacidades adquiridas.
  • Para construir nuestro concepto de participación ciudadana podemos partir de lo que consideramos que no es participación. Por ejemplo, se dijo que el acto de informar no es participación y que ésta debe ser bidireccional.

 

A la sesión asistieron: Paulina Gutierrez, CCiudadano. Construcción y articulación de lo público; Ernesto Gómez, Instituto para la Defensa del Interés Público; Antonio Zavala, Participando por México; Citlali Tovar, Enlace legislación, ambiente y sociedad; Harumi Hayashida, Causa Natura; Renata Terrazas, Anaid García, Francisco Reynoso, Ingrid Picasso, Fundar, Grecia Bárcena, Amelia Arreguín, Global Youth Biodiversity Network México y Ariana Peña, Elvia Rodríguez, Jorge Carbajal, Alberto Rojas, PNUD México.

No hay comentarios

Publica un comentario